Alternativas para invertir en inmuebles

El mercado de inversiones en finca raíz o inmuebles, es conocido en Colombia y se ha desarrollado en el tiempo, además de esto, opuesto a la creencia general no es necesario disponer de elevadas sumas de dinero para ingresar a éste. La rentabilidad de este sector proviene de dos posibilidades: la primera es la valorización del inmueble y segunda por los beneficios que genera el uso de estos. Los beneficios están en el orden del 8% y la valorización entre el 4% y 6% anual en ambos casos, según estudios publicados.

Según el Arquitecto Alejandro Castañeda de la firma especializada en consultorías inmobiliarias, Acci, esta alternativa de negocios ofrece 4 opciones de inversión:

1. Crowfunding.
2. Fondos de Inversión Colectiva Inmobiliaria.
3. Fondos de Capital Privado.
4. Participaciones fiduciarias.

Cada una de las opciones tiene diferentes características y montos de inversión, que requieren ser del conocimiento del empresario antes de participar en ellas. A continuación se define cada una:

Crowfunding: Es un sistema de financiamiento colectivo a través de plataformas on line, en el cual los inversionistas reciben las ganancias producto de la rentabilidad del proyecto inmobiliario. El Crowfunding no es específico para finca raíz, surge de la necesidad de los emprendedores de ejecutar sus proyectos pero que no dispone del capital necesario para hacerlo, asimismo es importante conocer que este sistema se aplica para obras literarias, arte en general, campañas políticas, filmación de películas, una innumerable cantidad de usos. Los expertos recomiendan que para participar en el Crowfunding inmobiliario se tenga los conocimientos de las regulaciones del proyecto según el país, y por supuesto un mínimo conocimiento del mercado inmobiliario.

En Colombia para evitar los fraudes se debe conocer y verificar que la encargada de recaudar este dinero sea la Superintendencia Financiera. En la actualidad el gobierno Colombiano, estudia la aplicación de las regulaciones de estas plataformas de internet, una de las más importantes es restringir su uso a compañías anónimas para elevar su nivel de profesionalismo.

Fondos de Inversión Colectiva Inmobiliaria: Un grupo de personas acuerdan aportar una cantidad de dinero determinada para financiar un proyecto inmobiliario. Este capital solo puede ser administrado por sociedades comisionistas de la bolsa de valores, fiduciarias o administradores de inversión, estos deciden con base a las opiniones de los expertos que proyecto es más rentable

Fondos de Capital Privado: Al igual que los fondos de inversión colectiva, permite la administración del dinero aportado por un grupo de personas para el financiamiento de un proyecto inmobiliario; sin embargo se diferencia en que el aporte económico establecido para el capital es mayor a 600 salarios mínimos. Además de que son por tiempo determinado, y al concluir este los inversionistas deben recibir sus ganancias por parte de los administradores, es decir son contratos cerrados y de riesgo moderado.

Participaciones Fiduciarias: En estas las personas naturales o jurídicas, compran el derecho de participar en fideicomisos de bienes inmuebles bajo el control de un fiduciario o administrador. El proyecto al ejecutarse y estar en funcionamiento genera utilidades, estos beneficios económicos son entregados a los inversionistas. En un principio este mercado estaba dirigido hacia hoteles y locales comerciales, posteriormente se expandió a centros comerciales, industriales, empresariales y médicos.

Por último, se recomienda profundizar en las características de los diferentes negocios, sobre todo los fondos fiduciario, por ser cada uno diferente y por no ofrecer los mismos derechos y beneficios. Además, es imprescindible evaluar la zona, características, y el atractivo del proyecto porque de estos depende la rentabilidad y la producción de ganancias.